CIUDAD DE MEXICO

CIUDAD DE MEXICO (174)

ORO SÓLIDO

Por Nancy Rodríguez R.

 

Los negros castrados eran los esclavos más cotizados para los árabes en el siglo XVl.

Los bebes que nacían durante la navegación para trasladar a los africanos eran lanzados al mar.

Durante siglos, no hubo, ni siquiera entre los cristianos, al menos durante largo tiempo, escrúpulos de conciencia que impidiera comercializar a seres humanos.

El exterminio, ante la incapacidad de respuesta y solución a los problemas de hambre y demografía de minorías, como los africanos e indígenas, se vivió durante cuatro siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, tanto en Europa como en América. Es una realidad en la condición humana.

Rosario Robles despierta y ve hambre y miseria. Come entre pobres y desnutridos, duerme y sueña con niños, niñas y jóvenes sin futuro y sin “Oportunidades”.

Rosario se sitúa en el sector más sensible y delicado de la administración federal.

La Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) demanda un profundo y auténtico deseo de ayudar. Debe ser dirigido por una mujer o un hombre con enormes deseos de apoyar, Con fuertes impulsos de solidaridad, generosidad y amor  incondicional hacia los que menos tienen.

Lamentablemente, ésta secretaría y sus representaciones en los estados, se ha mal utilizado para respaldar campañas políticas y apoyo a candidatos a elección popular, a través de sus padrones de beneficiados. Esto es sabido por todos.

Triste realidad la que vive Rosario Robles. El avanza del hambre y la desolación en cientos de comunidades pobres de todo el país, la orillan a la angustia, exasperación, impaciencia y hasta el enojo.

Seguramente, Rosario Robles, recuerda con nostalgia sus viajes en avión privado con lujos y comodidades hacia Cuba, que le regalaba su “amigo” o como ella misma lo reconoció “de quien me enamoré”, Carlos Ahumada.

Ayudar a los más pobres de México es otra cosa. Las palabras de Rosario Robles que causaron las reacciones en su contra fueron las siguientes:

“Y quiero también aprovechar para decirles que no por tener muchos hijos van a tener más Oportunidades. Oportunidades ya no va a beneficiar a las que tengan muchos hijos, sino va a apoyar a las que tengan pocos hijos, porque la familia pequeña vive mejor… Así que no se me equivoquen, no me hagan cuentas multiplicando 10 por cinco. No, eso ya se acabó…”

Lo más lamentable de todo, es que Rosario Robles tampoco pensó en que de esos 10 hijos que llegan a tener, la mayoría se les mueren por hambre y desnutrición.

ORO SÓLIDO

Por Nancy Rodríguez

 

Alfonso Cuarón vivió en carne propia  el estrés crónico por no tener para pagar la renta. Sufrió la neurosis de no poder proveer para comer él y los suyos. Padeció el fracaso laboral y trastornos familiares ante la presión social. Pero salió adelante. Hoy tiene éxito; profesional, económico y familiar.

Las patologías más comunes en la clase media son las neurosis obsesivas, divorcios, hijos abandonados, violencia y familias destrozadas por la presión económica que se vive en la actualidad.

Cuarón dio un primer paso. Alza la voz porque es necesario hacerlo. Alza la voz, porque siente un gran compromiso con su país. Alza la voz porque le duele la desigualdad y la inseguridad que vive México.

Cuarón alza la voz, porque se llena de vergüenza cuando viaja por todo el mundo, y a México se le identifica como uno de los países más corruptos del globo terráqueo.

Cuarón alza la voz en el momento preciso. Exige cuentas como debemos hacerlo todos los de la clase media. Todos esos que nos damos cuenta de la violencia, la corrupción y la degradación en los valores y ética de políticos, empresarios y sociedad en general.

Estamos entre el infierno y la gloria. Con un paso al abismo y tres hacia el cielo. Nos cuesta mucho trabajo sostenernos. Pero somos la clase pensante, preparada, con experiencia y que podemos aportar, ayudar e influir en cambios profundos e inteligentes en nuestro país.

El Cineasta mexicano Alfonso Cuarón es uno de ellos.

Todos aquellos que hemos gozado de privilegios entre estudios superiores, viajes, alimentación, esparcimiento, vivienda digna y oportunidades de trabajo, tenemos una gran responsabilidad ante la sociedad. Y se incluye a la clase política, la gran mayoría de ellos no tienen nada seguro.

La clase media, los que tenemos computadora e internet, aparece como el sector social que más posibilidades tiene de reflexionar. Los grandes revolucionarios como Rousseau eran de clase media. En este sentido, es la clase social de la que pueden venir los grandes cambios en lo que respecta al orden establecido.

Somos una clase social pacifica, porque no daña a nadie, inteligente porque usa los mecanismos legales e institucionales, como Cuarón, moderna porque se coordina mediante las redes sociales y constructiva porque pretende desarrollar una sociedad más justa e igualitaria para nuestros hijos y los que menos tienen.

Somos la Clase que no es suficientemente pobre para recibir un bono o una beca, pero tampoco es suficientemente rica para "acceder de forma justa" a la educación, la salud, a un hogar, a pensiones efectivas, acceder a Calidad de Vida. Nada tenemos seguro.

En un país en vías de desarrollo como el nuestro, es la clase social que está en la mitad, en el limbo, a medio camino entre el Infierno y el Paraíso, luego se sitúa en la nada, en un lugar incierto.

Esta Clase Media tiene "oportunidades" pero ¿a qué precio? a un costo material, humano, psicológico y familiar demasiado alto.

Mucho tenemos como misión. Mucho tenemos por hacer y aportar. No nos quedemos callados. Es el momento de actuar y participar. México lo necesita.

Cuarón dio el primer paso. Es un hombre valioso y es Méxicano.

 

 

Por Nancy Rodríguez R.

Si Estados Unidos, deja quebrar sus grandes consorcios empresariales en su propio territorio, y lanza a miles de trabajadores a la calle ¿Por qué habría de ayudar a México y sus empresas? ¿Por qué seguir fomentando un modelo desgastado y miserable?

¡Urge! que en México se construya un auténtico y propio modelo empresarial. Apegado a conductas éticas, basadas en un Código de Honor empresarial. Donde se comprometan todos los involucrados en el proceso de crecimiento de la Nación.

Es momento de crear un “Pacto Nacional de Riqueza y Abundancia” entre los factores que generan el dinero en México.

Gobierno Federal, legisladores, partidos políticos, empresarios, trabajadores, organizaciones no gubernamentales y observadores de la sociedad civil, deben constituir este Pacto Nacional empresarial, para el bienestar y estabilidad física y emocional de los mexicanos.

Por Ejemplo, la tumba y entierro en Detroit, Estados Unidos, el pasado mes de agosto, se asegura fue gracias a las malas políticas de los demócratas, Detroit está en quiebra. El Presidente Obama es demócrata.
Se culpa al liberalismo, también a promesas gubernamentales fuera de la realidad, a un liderazgo pobre y gastos impulsivos, dicen los especialistas.

La crisis en Detroit es consecuencia de años de políticas de “maquillaje” que arrastraron una fuerte descomposición social, como lamentablemente se está padeciendo en algunos estados del territorio mexicano.

Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

Las autoridades en México y, en específico el misma Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tienen que entender que no se trata sólo de traer inversiones, dinero y soltar créditos y apoyos financieros a cualquier supuesto “emprendedor”.

El dinero no garantiza el éxito empresarial. Ya lo hemos repetido y seguiremos insistiendo.

El reto es constituir una autentica y real política empresarial mexicana. ¡Que mueva a México!.

Una Política empresarial que garantice bienestar a todos los involucrados en el proceso productivo. Los actores que participan en estas actividades están íntimamente relacionados y no pueden ser ajenos uno del otro.

Los mexicanos necesitan, además de traer dinero en el bolsillo, motivación, inspiración e ilusión por salir adelante, por crecer y dejar la mediocridad. Solo así se lograra la innovación y productividad deseada.

La mayoría de los mexicanos están hartos de promesas y crisis permanentes.

En el caso específico de Detroit es la ciudad más grandes de Estados Unidos en declararse en bancarrota. Posee una deuda de 18.000 millones de dólares. Una gran parte de ese monto pertenece a trabajadores y jubilados públicos. Y el gobierno norteamericano no hizo nada por evitarlo.

Detroit, una de las ciudades más exitosa de Estados Unidos durante décadas, ahora “ciudad-fantasma”, entró en recesión hace ocho años. Conocida como “Motor City”, fue cuna de una pujante industria automotriz.

Pero lo más sorprendente, es que ya son varias las ciudades o condados en Estados Unidos que desde el 2010 se han declarado insolventes, San Bernardito, Mammoth Lakes y Stockton (California), Central Falls (Rhode Islad), el condado de Jefferson (Alabama) son algunos de ellos.

En Detroit 9.700 empleados y 20.000 jubilados enfrentan la posibilidad de perder su dinero y beneficios de pensión y salud, desde el pasado mes de agosto.

El senador de Michigan, Rick Jones, presagió la declaración de bancarrota a finales del año pasado 2012, cuando advirtió lo siguiente

“Sufrirá cada empleado de los de abajo, sufrirá la ciudad, mientras que unos buitres entrarán, tomarán las joyas de Detroit y se irán”.

Es evidente que México tiene que implementar sus propias y naturales reglas de generar riqueza y abundancia. Hay que crear. Ser arrojados y temerarios para mejorar las políticas empresariales. Ya es tiempo. ¡Es el momento de México! No hay que dejarlo pasar. O el narcotráfico ganará la batalla, ocupando espacios vacios de poder.

Sin duda, un gran reto para la actual administración.

 

@nancyestopress @OROYRIQUEZA

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Página 10 de 10